El contenido al que intenta acceder es exclusivo
para profesionales de la salud.


¿Es usted un profesional de la salud?
Usted está abandonando el contenido exclusivo para profesionales.
El contenido al que intenta acceder es exclusivo para profesionales de la salud. Está siendo redirigido

Estreñimiento

 

Regularidad del tránsito intestinal


Estreñimiento


El estreñimiento no se considera una enfermedad, aunque para muchos es un problema constante por sus síntomas. Ocurre cuando las heces pasan con dificultad o con poca frecuencia, cuando son duras o cuando se tiene sensación de vaciado incompleto.

 

 

Causas

 

 

Otras de las causas del estreñimiento son beber menos de 4 vasos de agua al día o comer menos de 3 yogures por semana.

 

Sabías que en España el consumo medio de fibra dietética en los hogares es mucho menor que las ingestas recomendadas2. Ver apartado de fibra.

 

Para prevenir y combatir el estreñimiento debemos empezar por tener unos buenos hábitos como: mantener una dieta sana y equilibrada rica en fibra3, beber agua (entre 1,5 y 2 litros) y realizar actividad física.

 

  1. Guía de manejo de los trastornos funcionales digestivos. Enrique Rey Díaz-Rubio, Enrique Peña Forcada Ed. YOU & US, S.A. 2011
  2. Ruiz –Roso B, Pérez-Olleros L. Avance de resultados sobre consumo de fibra en España y beneficios asociados a la ingesta de fibra insoluble. Rev Esp Nutr Comunitaria 2010;16(3):147-53
  3. Rosas M. Ámbito farmacéutico Oficina de Farmacia: Cambios en el ritmo intestinal. 2010; 29 (4): 42-47

 

 

 

Estreñimiento en el embarazo

 

¿Cuáles son las causas del estreñimiento en el embarazo?

 

 

La tercera parte de las embarazadas lo sufren. Durante el embarazo ocurren cambios fisiológicos que hacen que se enlentezca el ritmo intestinal, las heces quedan en el colon durante más tiempo, pierden agua, se endurecen y se hace difícil eliminarlas. A esto hay que añadir que algunos medicamentos, (como los antiácidos) o complementos (como el hierro y calcio) recomendados habitualmente durante el embarazo, también juegan en contra del tránsito intestinal.

 

 

 

¿Cómo puedes combatir el estreñimiento en el embarazo?

 

 

Aunque el embarazo es una situación que por sí misma produce estreñimiento, estos son algunos consejos:

  • Beber abundantes líquidos: se recomiendan 8 vasos de agua al día + zumo de fruta.
  • Es muy importante la ingesta de fibra dietética: se recomienda que sea superior a los 25 gramos al día2. Cuando es insuficiente se puede recurrir a complementos alimenticios de fibra.
  • No descuidar el ejercicio regular: caminar, nadar, hacer yoga, o montar en bicicleta fija.
  • Cuidar que el hábito intestinal sea correcto: el mejor momento para evacuar sería al levantarse por la mañana o después de las comidas.
  • Dedicar el tiempo que sea necesario para la evacuación, sin prisas.
  • Acudir a la “llamada de tu intestino” en el momento, no dejarlo para más tarde.

 

Las medidas y remedios para combatir el estreñimiento en el embarazo deben ser lo más naturales posibles.

 

Alimentación y salud gastrointestinal en el embarazo

 

 

Para llegar al mínimo de fibra en el embarazo recomendado, la alimentación debe ser rica en verduras, frutas, cereales y frutos secos. Se deben añadir de forma progresiva y siempre acompañado de una mayor ingesta de agua. Atención a las legumbres, en algunos casos pueden producir más pesadez y flatulencia de las deseadas.

 

Cuando no se llega al mínimo de fibra en el embarazo o se necesita una ayuda extra, un recurso de primera podría ser añadir un complemento alimenticio de fibra que aumente el volumen de las heces, siempre que se consuma con suficiente líquido. Al igual que cuando añadimos alimentos ricos en fibra para combatir el estreñimiento y, para evitar molestias, el complemento de fibra se ha de añadir de forma progresiva para que nos acostumbremos a su acción.

 

¿Y más allá del parto?

 

 

Después del parto, el cuerpo se recupera poco a poco y lleva un tiempo recuperar el funcionamiento que el intestino tenía antes del embarazo. Los mismos consejos para el embarazo sirven para restablecer la regularidad intestinal tras el parto.

 

  1. Diagnóstico y tratamiento del estreñimiento durante el embarazo. Protocolo S.E.G.O 2013
  2. World Health Organization. Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases. Report of a Joint WHO/FAO Expert Consultation in WHO Technical Report Series (Geneva, 2003)

 

 

 

Estrés y estreñimiento

 

¿Puede el estrés afectar nuestro tránsito intestinal?

 

 

Todos tenemos experiencias en las que nuestras emociones o nervios han influido sobre el estómago. El estrés, la ansiedad, depresión y otros estados psicológicos afectan al movimiento y contracciones del tracto gastrointestinal, es decir al tránsito intestinal, pudiendo generarse estreñimiento o diarrea. Además, se pueden producir cambios en la flora intestinal y aumentar la sensibilidad a sensaciones normales que hace que molestias, como el acúmulo de gases, se perciban de forma excesiva o dolorosa.

 

 

 

¿Nuestro cerebro influye en el intestino?

Con el estrés, se producen cambios en el cerebro, que envía señales (como neurotransmisores u hormonas) que llegan al intestino y actúan allí, por ejemplo, reduciendo la cantidad de sangre que le llega o influyendo en el tránsito intestinal. Esta comunicación cerebro-intestino es bidireccional: cuando el intestino está alterado, envía señales al cerebro, del mismo modo que cuando nuestro cerebro está en alerta, envía señales al intestino. Por este motivo, las molestias digestivas, tanto estreñimiento como diarrea, pueden ser tanto la causa como la consecuencia de estrés, ansiedad o depresión.
Ante situaciones difíciles, a menudo respondemos con un cambio de hábitos: haciendo menos ejercicio, recurriendo a las comidas rápidas y, a menudo, con poca fibra y bebiendo menos agua de lo necesario. Con la falta de tiempo, incluso retrasamos el momento de responder a la “llamada” para evacuar.

 

Rompe el círculo

¿Cuáles son los posibles síntomas para saber si la causa de los desórdenes digestivos, como el estreñimiento, está en el estrés?

  • Síntomas físicos: dolor de cabeza, problemas de sueño, pérdida o ganancia de peso inesperada.
  • Alteraciones en tu comportamiento: falta de concentración o indecisión.
  • Cambios emocionales.

 

Algunos consejos para recuperar el equilibrio intestinal y mental

  • Retoma tus hábitos alimentarios saludables: comidas a horario regular y tener una alimentación variada.
  • No descuides comer suficiente fibra y beber agua.
  • No aplaces el momento para evacuar.
  • Practica ejercicio y técnicas que puedan ayudar a relajarte (por ejemplo, respirar pausadamente o yoga).

 

Para saber más:

 

Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD)

Harvard Medical School

The gut-brain axis: interactions between enteric microbiota, central and enteric nervous systems.