La fibrosis quística puede afectar el sistema digestivo

La fibrosis quística es una enfermedad que afecta especialmente al sistema respiratorio pero también afecta al páncreas y al sistema digestivo. Garantizar que los pacientes con fibrosis quística reciban un soporte nutricional apropiado es muy importante para su calidad de vida.


La fibrosis quística es un trastorno congénito que afecta a las  glándulas secretoras de moco relacionadas con los aparatos respiratorio, digestivo y reproductor y  que supone la producción de un recubrimiento de mucosidad anormalmente espesa en los pulmones y otros órganos. Esta enfermedad es más frecuente en Norteamérica y Europa, donde afecta a entre uno de cada 2000 y uno de cada 3500 bebés1.


Los síntomas de la fibrosis quística son variados. El aparato respiratorio se ve seriamente afectado por acumulación de esta mucosidad espesa pudiendo causar tos persistente, sibilancias, disnea y  un riesgo mayor de infecciones respiratorias. Esta alteración también afecta al aparato digestivo al causar una deficiencia de acción de las enzimas liberadas por el páncreas que contribuyen a la digestión. El resultado es una disminución de la absorción de nutrientes procedentes de los alimentos que puede afectar el crecimiento en niños. Otros síntomas que pueden asociarse son la presencia de  problemas en la función reproductora tanto en varones como en mujeres, un contenido excesivo de sal en el sudor y una menor densidad ósea2*.


Las personas con fibrosis quística deben considerar- entre otras medidas a incorporar  en su estilo de vida - el mantener  una ingesta calórica alta para asegurar un correcto estado nutricional. Una dieta hipercalórica puede ayudar a evitar un menor  aumento de peso y el retraso del crecimiento en niños. También es importante mantenerse bien hidratado y recibir un aporte suficiente de sales, ya que los cambios en la función secretora pueden ocasionar un aumento de la excreción de sales en el sudor. Dado que una nutrición apropiada puede ayudar a los pacientes en el control de la enfermedad, en Nestlé Health Science tenemos el compromiso de investigar en soluciones nutricionales que ayuden a los pacientes con fibrosis quística u otras enfermedades genéticas a mejorar su calidad de vida3.


  1. http://www.who.int/genomics/public/geneticdiseases/en/index2.html. Consultado en diciembre de 2014.
  2. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cf/. Consultado en diciembre de 2014.
  3. http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/cystic-fibrosis/basics/definition/con-20013731. Consultado en diciembre de 2014.

*Los síntomas enumerados no son una lista exhaustiva; los síntomas reales de los pacientes pueden diferir.

Leer más
Cerrar

La fibrosis quística es una de las enfermedades genéticas más frecuentes
Si los progenitores son portadores, existe una probabilidad del 25 % de que transmitan la fibrosis quística a sus hijos.

http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cf/. Consultado en diciembre de 2015.

Distintas formas de realizar el diagnóstico

DISTINTAS FORMAS DE REALIZAR EL DIAGNÓSTICO

Como la fibrosis quística tiene una causa genética, su presencia puede detectarse a través de un análisis genético en sangre. También es posible la detección prenatal si por los antecedentes familiares el equipo profesional implicado lo considera oportuno 1.

  1. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cf/. Consultado en diciembre de 2014.
Fisioterapia para los problemas respiratorios

FISIOTERAPIA PARA LOS PROBLEMAS RESPIRATORIOS

Debido a la acumulación de mucosidad en los pulmones, la fibrosis quística se asocia a problemas respiratorios, como disnea. Movilizar y eliminar esta mucosidad es un objetivo fundamental de la fisioterapia respiratoria, que puede consistir en el uso de distintas técnicas o dispositivos1.

  1. http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/cystic-fibrosis/basics/definition/con-20013731. Consultado en diciembre de 2014.
Formas de abordar los problemas digestivos

FORMAS DE ABORDAR LOS PROBLEMAS DIGESTIVOS

La fibrosis quística limita la cantidad de nutrientes absorbidos por el sistema digestivo debido a la limitación en la actividad de las enzimas pancreáticas. Además de la ingesta oral de estas enzimas, las intervenciones nutricionales, como son el aporte complementario de vitaminas A, D, E y K o el llevar una dieta hipercalórica pueden ayudar a compensar las deficiencias nutricionales1.

  1. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cf/. Consultado en diciembre de 2014.