Riesgo Nutricional en pacientes oncológicos pediátricos

Los niños son especialmente sensibles a desarrollar desnutrición cuando padecen cáncer, debido a las características de su propia condición de niños y a las del tumor que les afecta y el tratamiento necesario para combatirlo. La desnutrición tiene un efecto desfavorable en su evolución, disminuyendo la supervivencia, aumentando las complicaciones y reduciendo la calidad de vida. Su origen estriba en un desequilibrio entre ingesta y necesidades que se puede evitar o revertir, en función del riesgo nutricional, con alimentación oral o soporte artificial. Los pacientes también pueden desarrollar obesidad y es necesario también atenderla.

La desnutrición en el niño con cáncer es debida a un desequilibrio entre la ingesta y sus necesidades de nutrientes, en el que influye el propio tumor, las características de su tratamiento y las singularidades del enfermo (edad, estado nutricional y medio familiar). Las consecuencias de esta desnutrición condicionan una reducción de la tolerancia al tratamiento (lo que obliga a ajustar o retrasar las dosis con menor cumplimiento de los protocolos terapéuticos que puede limitar la supervivencia) y como cualquier niño con desnutrición un empeoramiento de la calidad de vida y un aumento de la morbilidad con mayores tasas de infección, de disfunción de órganos y sistemas y alteración del crecimiento. Además, la desnutrición al diagnóstico parece ser un factor de mal pronóstico, disminuyendo la supervivencia en función de su gravedad.

Determinadas circunstancias se asocian a un mayor riesgo de desnutrición como son el tipo y extensión del tumor y como consecuencia la agresividad del tratamiento (tumores en estadios avanzados y/o con alta tasa de replicación celular, o en localizaciones que comprometen la ingesta), la edad del niño (inmadurez en los niños menores de 2 años, aumento de las necesidades para el crecimiento en éstos y en los adolescentes), la existencia de desnutrición previa al diagnóstico y la falta de apoyo familiar. En los últimos años se han desarrollado protocolos de tratamiento mucho más agresivos, que han mejorado el pronóstico pero que han aumentado el riesgo de desarrollar desnutrición.

Los niños con cáncer también pueden desarrollar sobrepeso y obesidad relacionados con la existencia de obesidad previa y el tipo de tumor y tratamiento recibido.

En función del riesgo nutricional se establecerá el tratamiento necesitado por el paciente que debe instaurarse precozmente y será siempre el menos agresivo y con menores riesgos posible. Los cuidados nutricionales (cribado, valoración, seguimiento y tratamiento) deberían incorporarse a los protocolos de tratamiento para que sean más efectivos. Todos los niños precisarán de un consejo nutricional intensivo para optimizar la alimentación oral. En los pacientes de bajo riesgo de desnutrición estas medidas, en general, son suficientes para evitarla mientras que en los de alto riesgo suele ser necesario el tratamiento nutricional artificial enteral o parenteral.


BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA


  1. R Peris-Bonet, E Pardo, S Felipe, N Martínez, S Valero. Registro Nacional de Tumores Infantiles RETI-SEHOP – UV. https://www.uv.es/rnti/informes.html. http://www.emsp.cime.es/Contingut.aspx?idpub=1523​
  2. Brinksma A, Huizinga G, Sulkers E, Kamps W, Roodbol P, Tissing W. Malnutrition in childhood cancer patients: a review on its prevalence and possible causes. Crit Rev Oncol Hematol. 2012; 83 (2): 249-75.​
  3. Co-Reyes E, Li R, Huh W, Chandra J. Malnutrition and obesity in pediatric oncology patients: causes, consequences, and interventions. Pediatr Blood Cancer. 2012; 59 (7): 1160-7.​
  4. M Hernández Rodriguez, C Pedrón Giner. Consideraciones especiales en el paciente pediátrico. En: C Gómez Candela, A Sastre Gallego eds. Soporte nutricional en el paciente oncológico. Madrid: BMS, 2002:177-87.​
  5. C Pedrón Giner, VM Navas López. Fórmulas de nutrición enteral en pediatría. Madrid: Ergón. 2013. ISBN: 978-84-15351-92-4. Disponible en ​
    http://www.senpe.com/libros/Formulas_Nutricion_Enteral_Pediatria_2014.pdf​
  6. Bauer J, Jürgens H, Frühwald MC. Important aspects of nutrition in children with cancer. Adv Nutr. 2011; 2 (2): 67-77.​
Leer más
Cerrar

En España se diagnostican al año 1.100 nuevos casos ​de cáncer en niños de 0 a 14 años, siendo la segunda causa de mortalidad en niños y adolescentes. La mejoría en los diagnósticos y tratamientos han elevado la supervivencia a tasas del 78%.1

La desnutrición es un hecho frecuente en el niño con cáncer


La prevalencia de desnutrición al diagnóstico o en el curso del tratamiento puede llegar al 50% en tumores sólidos y al 10 % en leucemias.2

La desnutrición puede empeorar el pronóstico, hecho demostrado en los tumores metastásicos y en las leucemias linfoblástica y mieloide agudas. Además se asocia a una reducción de la tolerancia y cumplimiento del tratamiento.3

Los cuidados nutricionales deben incorporarse a los protocolos de tratamiento de oncología para que se apliquen a todos los pacientes y permitir un cribado/valoración, seguimiento y decisión terapéutica adecuados. 4

Alimentación oral

ALIMENTACIÓN ORAL

Es la base de los cuidados nutricionales y motivo de gran preocupación para los padres. Hay que ofrecer:

  • Información sobre las recomendaciones según la edad.
  • Consejo dietético para hacer frente a las diversas circunstancias que disminuyan la ingesta (anorexia, gustos cambiantes, otras).
  • Apoyo, incluso psicológico, para establecer límites y evitar el uso de la alimentación por parte de los niños como una demostración de poder frente a los padres.
Enriquecimiento de la alimentación oral

ENRIQUECIMIENTO DE LA ALIMENTACIÓN ORAL

Con módulos energéticos para la alimentación normal o productos comerciales preparados de los que existen gran número y sabores. En general se usan dietas poliméricas normo o hipercalóricas, que es deseable que completen, pero no sustituyan a la alimentación oral. Es muy importante evitar el desarrollo de aversiones a estos productos procurando que su ingestión no se realice antes de la administración de quimioterapia.5

Soporte nutricional

SOPORTE NUTRICIONAL

La vía enteral es de elección frente a la nutrición parenteral.
Puede usarse sonda nasogástrica, yeyunal, gastrostomía o yeyunostomía.
El inicio del soporte debe hacerse cuando hay pérdida de peso, incapacidad para alcanzar por boca los requerimientos de energía (> 90%) en 3-5 días o mucositis grave < 3 días.
Los programas de nutrición enteral domiciliaria permiten el alta temprana y la disminución de los periodos de hospitalización.6