En Situaciones clínicas críticas el paciente requiere una atención médica exhaustiva y multidisciplinar

El tratamiento de un paciente crítico requiere una atención exhaustiva y constante por parte de un equipo de profesionales sanitarios de múltiples especialidades. A menudo también implica el uso de equipamiento especializado como monitores, sondas de alimentación, catéteres y respiradores, que pueden ser necesarios para mantener al paciente con vida.1 Por estos motivos, el tratamiento del paciente crítico se realiza con mayor frecuencia en una unidad de cuidados intensivos (UCI).


Mientras se encuentra en la unidad de cuidados intensivos, es posible que el paciente no pueda alimentarse a través de la boca, en este caso, puede proporcionarse la nutrición a través de una sonda en el estómago o en el intestino (lo que se denomina alimentación por sonda o nutrición enteral) o por vía endovenosa (denominada nutrición parenteral). Las fórmulas de alimentación por sonda han sido diseñadas para sustituir la dieta oral, de manera que incluyen hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. También pueden contener nutrientes que son importantes durante el transcurso de enfermedades, como los ácidos grasos omega 3 (aceite de pescado) o la arginina (uno de los  aminoácidos integrantes de las proteínas. En otras ocasiones, es posible que el organismo tenga dificultades para digerir y absorber los nutrientes, por lo que puede resultar necesaria una fórmula que contenga proteínas predigeridas y grasas de fácil absorción. El equipo de profesionales sanitarios decidirá qué fórmula es adecuada para las necesidades del paciente y su situación.Desde Nestlé Health Science, considerando los beneficios que puede aportar una buena nutrición, hemos diseñado e incluido entre nuestras soluciones nutricionales formulaciones específicas para el paciente crítico.

1 http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/criticalcare.html .Consultado en marzo de 2015.

Leer más
Cerrar

La unidad de cuidados intensivos (UCI) se define como una organización de profesionales sanitarios que ofrece asistencia multidisciplinar: especialistas en Medicina Intensiva, diplomados en Enfermería, Auxiliares de Clínica y personal de gestión.

Fuentes: Unidad de cuidados intensivos . Estándares y recomendaciones. © MINISTERIO DE SANIDAD Y POLÍTICA SOCIAL 2010

Las situaciones  graves son difíciles para todos.

LAS SITUACIONES GRAVES SON DIFÍCILES PARA TODOS.

Tanto si es paciente como si tiene un ser querido en una unidad de cuidados intensivos, es probable que al lidiar con la nueva situación experimente muchas emociones difíciles. Puede padecer diferentes niveles de estrés, preocupación, tristeza, miedo y ansiedad, y es normal sentirse así. Solicite al personal del hospital que le ayude a hacer frente a sus preocupaciones de la forma más positiva posible.
¿Por qué alimentar primero el intestino?

¿POR QUÉ ALIMENTAR PRIMERO EL INTESTINO?

Siempre que sea posible, aportar de forma precoz pequeñas cantidades de solución nutritiva por vía enteral permitirá restaurar con mayor rapidez las funciones fisiológicas del intestino para alimentar a continuación al paciente de forma más eficaz. Esta técnica desempeña una función trófica en la mucosa digestiva, favorece la reactivación de los mecanismos del tránsito, la digestión y la absorción, así como de la función inmunitaria.

¿Por qué es importante alimentar al paciente grave?

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE ALIMENTAR AL PACIENTE GRAVE?

El soporte nutricional en los pacientes graves tiene el triple objetivo de:


  1. Corregir la deficiencia específica de nutrientes originada por la enfermedad grave.

  2. Aportar los requerimientos metabólicos y nutricionales.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE ALIMENTAR AL PACIENTE GRAVE?

3. Prevenir la desnutrición de los pacientes Uno de los mayores avances es el desarrollo de fórmulas nutricionales en las que se contempla el empleo de nutrientes que han demostrado contar con propiedades de interés en  la modulación de la respuesta inflamatoria, inmunitaria  del organismo y en la mejora de los  procesos de cicatrización.