La disfagia orofaríngea puede ser provocada por múltiples factores. Sin embargo, en la mayoría de los casos es debida a una enfermedad aguda o crónica que altera alguna de las fases implicadas en la deglución, o bien al envejecimiento.

Los principales factores relacionados con una enfermedad que pueden originar dificultades para tragar son:

  • La obstrucción, el estrechamiento o la inflamación de las áreas implicadas en el proceso de tragar los alimentos pueden bloquear parcialmente, interferir y dificultar el paso del alimento hasta el estómago. Los cánceres de la boca, garganta y esófago, así como el crecimiento excesivo de tejido óseo cervical (excrecencias óseas denominadas osteofitos), pueden ser los responsables de estos factores.
  • Efectos secundarios derivados de algunos tratamientos del cáncer, tales como:
    • Cirugía que provoca cambios físicos de la zona de la boca y/o garganta y cicatrices que dificultan la deglución de determinados alimentos.
    • Radioterapia y quimiterapia que provocan seuqedad bucal, úlcera o llagas en la boca y garganta, infecciones e inflamación.
    • Medicamentos para tratar enfermedades tanto crónicas como agudas.

  • Dificultad para empujar hacia adelante el bolo alimenticio. Este problema suele ser debido a una alteración neurológica y muscular que afecta a la capacidad para realizar los movimientos coordinados que ayudan empujar el bolo hacia adelante. Las enfermedades neurodegenerativas y otras enfermedades neurológicas y musculares son sus principales responsables. Las más frecuentes son:
    • Enfermedad de Alzheimer
    • Ictus
    • Enfermedad de Parkinson
    • Esclerosis múltiple
    • Esclerosis lateral amiotrófica
    • Daño cerebral y traumatismos craneoencefálicos

En todos estos casos la probabilidad de experimentar una dificultad para tragar aumenta. Consulte a un profesional especializado ante cualquier señal que pueda sugerir la presencia de un problema al tragar los alimentos, con el fin de obtener un diagnóstico y tratamiento precoz y prevenir complicaciones graves.


Bibliografía recomendada: