Riesgo nutricional en pacientes con fallo de medro

El fallo de medro es una causa frecuente de consulta en pediatría. Se define como la incapacidad de conseguir desarrollo adecuado en relación sobre todo a su peso en un niño menor de 3 años. La etiología es variada así como la gravedad y la complejidad de la misma, teniendo como consecuencia final, un paciente incapaz de alcanzar su potencial de crecimiento y en situación nutricional desfavorable. Es necesaria, por tanto, una valoración nutricional correcta y precoz que identifique la causa y permita diseñar un abordaje terapéutico y un soporte nutricional adecuado a cada situación clínica.

El fallo de medro es una situación clínica caracterizada por la disminución de peso o la escasa o nula ganancia del mismo durante un periodo de tiempo, asociado a veces a retraso de talla1,2.

El paciente presenta uno o más criterios durante al menos 3 meses:

  • peso  para la edad  < P3 en curvas de crecimiento
  • peso para la talla < P5 en curvas de crecimiento
  • peso 20% menor al peso ideal para la talla
  • pliegue cutáneo o del tríceps  ≤ 5 mm
  • disminución de ganancia de peso según edad
  • descenso en las curvas de crecimiento previamente establecidas (≥ 2 percentiles en curvas de crecimiento)
  • documentada pérdida de peso.

La etiología es diversa y multifactorial, clasificándose en causas orgánicas, no orgánicas o mixtas. Dichas condiciones llevan al paciente a una situación nutricional desfavorable por diferentes mecanismos : ingesta insuficiente de energía, inadecuada absorción de nutrientes o aumento de las necesidades de energía1,3.

Las situaciones clínicas que podemos encontrar pueden corresponder a:

- Niño con valores normales de peso y talla al nacer que posteriormente desacelera en peso, seguido de talla y perímetro cefálico (nutrición inadecuada).

-Niños con disminución proporcionada de peso y talla (nutrición inadecuada, enfermedades genéticas o endocrinológicas)

-Niños con valores normales al nacer, con desaceleración proporcional y progresiva de peso y talla con velocidad de crecimiento normal (talla baja genética o retraso constitucional del crecimiento).

-Niños con disminución de talla más intensa que de peso (enfermedades endocrinológicas).

-Niños con disminución del perímetro cefálico antes de la afectación de  peso y talla (enfermedades neurológicas)

-Disminución de perímetro cefálico de manera desproporcionada respecto a peso y talla desde el nacimiento o de manera precoz (infecciones connatales, teratógenos o síndromes congénitos).

La identificación de los factores causantes puede ser difícil, siendo una exhaustiva historia clínica y la exploración física detallada capaces de discriminar hasta el 80% de los casos.

El tratamiento debe ser instaurado por un equipo multidisciplinar (pediatras, nutricionistas…) y abarcará, no sólo el tratamiento de la enfermedad de base (si es conocida y está presente), sino también el adecuado soporte nutricional para evitar estados de malnutrición, hipocrecimiento y complicaciones asociadas4.

  1. http://www.hopkinschildrens.org/Failure-to-Thrive.aspx. Consultado en diciembre de 2015.
  2. http://www.aafp.org/afp/2003/0901/p879.html. Consultado en diciembre de 2015.
  3. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000991.htm. Consultado en diciembre de 2015.
  4. Rivero de la Rosa MC, Colomer Ureña I. Pérdida de peso. En: Argüelles Martín F. Ed. Decisiones en gastroenterología pediátrica. Madrid: Ergon; 2013. p. 229-236.

Bibliografía complementaria:

  1. Dalmau Evaluación del niño con fallo de medro. Pediatrika. 2004; 24: 281-6
  2. Maggioni A, Lifschitz Nutritional manage of failure to thrive. Pediatr Clin North Am. 1995; 42; 791-810.
  3. Rivero de la Rosa MC, Colomer Ureña I. Pérdida de peso. En: Argüelles Martín F. Ed. Decisiones en gastroenterología pediátrica. Madrid: Ergon; 2013. p. 229-236.
  4. García Rebollar C, Moreno Villares Inapetencia y fallo de medro ¿flaquito o enfermo? En AEPap ed. Curso de Actualización Pediatría 2012. Madrid: Exlibris Ediciones; 2012.p. 115-27
Leer más
Cerrar

El 5% de los lactantes sanos modifican un percentil en las 6 semanas de edad hasta el año, otro 5% cruzará 2 percentiles y un 1% cruzará 3, siendo el crecimiento escalonado.

Fuente: http://www.aafp.org/afp/2003/0901/p879.html. Consultado en diciembre de 2014

El fallo de medro no orgánico puede conducir a una disminución de la ingesta, un desequilibrio nutricional y como consecuencia, a una disminución de la función inmunológica y mayor susceptibilidad a la infección.

Fuente: Rivero de la Rosa MC, Colomer Ureña I. Pérdida de peso. En: Argüelles Martín F. Ed. Decisiones en gastroenterología pediátrica. Madrid: Ergon; 2013. p. 229-236

No se considera fallo de medro en los niños con talla o peso bajos familiares, con retraso constitucional de crecimiento, prematuros o con crecimiento intrauterino retardado y catch down.

Fuente: Rivero de la Rosa MC, Colomer Ureña I. Pérdida de peso. En: Argüelles Martín F. Ed. Decisiones en gastroenterología pediátrica. Madrid: Ergon; 2013. p. 229-236.