El contenido al que intenta acceder es exclusivo
para profesionales de la salud.


¿Es usted un profesional de la salud?
Usted está abandonando el contenido exclusivo para profesionales.
El contenido al que intenta acceder es exclusivo para profesionales de la salud. Está siendo redirigido
Malabsorción

Malabsorción en Pediatría

Fisiopatología del riesgo nutricional/desnutrición en síndromes de malabsorción

Existen múltiples enfermedades que pueden provocar síndrome de malabsorción en pediatría. El síntoma principal es la diarrea, que suele acompañarse de otros síntomas intestinales (distensión abdominal, flatulencia) y distintos grados de malnutrición en función de la gravedad y duración del cuadro. Esto es debido a la alteración de los mecanismos de digestión y absorción intestinal que pueden afectar a uno o varios nutrientes. Por ello, el manejo nutricional tiene un papel clave en el soporte y tratamiento del síndrome de malabsorción.

 

La digestión y absorción de los alimentos es un proceso complejo, en el que participan múltiples enzimas y sistemas de transporte a lo largo de todo el tubo digestivo, aunque fundamentalmente en el intestino delgado.

 

1. Digestión: es el proceso de transformación de los alimentos en sustancias más sencillas para que puedan ser absorbidas. Se compone de una fase de digestión mecánica, que comienza con la masticación en la cavidad oral y continua en el estómago, y otra de digestión química, que realizan las enzimas hidrolíticas del epitelio mucoso o bien  las secretadas por distintas glándulas (como el páncreas) a la luz gastrointestinal.

Un ejemplo de enzima asociada al epitelio intestinal es la lactasa, cuyo déficit condiciona la malabsorción de lactosa. En estas situaciones debemos administrar dietas bajas/exentas de lactosa.

El páncreas es la principal glándula secretora de enzimas digestivos, cuya función es fragmentar las grandes moléculas en otras más pequeñas (ácidos grasos, péptidos pequeños o mono/disacáridos) que puedan ser posteriormente absorbidas. Por ello, la insuficiencia pancreática exocrina condiciona malabsorción de grasas, vitaminas liposolubles, proteínas e hidratos de carbono complejos (almidón).

La sales biliares juegan también un papel clave, pues emulsionan la grasa, facilitando el contacto y la acción de las enzimas pancreáticas.

 

2. Absorción: es el proceso que facilita el transporte de los nutrientes desde la luz intestinal hasta el medio interno a través de distintos mecanismos. La disminución de la superficie absortiva (resección o by-pass) o la alteración difusa de la mucosa (enfermedad celiaca, enfermedad inflamatoria, infecciones) conllevan una alteración de los mecanismos de absorción.

Además, la sales biliares también tiene un papel fundamental en la absorción de los ácidos grasos de cadena larga formando micelas que los solubilizan. Por tanto, cuando su secreción está disminuida (colestasis, cirrosis) hay que administrar mayor proporción de triglicéridos de cadena media (MCT) que no precisan ser solubilizados por las sales biliares y atraviesan directamente la membrana enterocitaria. 

 

  1. Martinez de Victoria Muñoz E, Mañas Almendros M, Yago Torregosa MD. Fisiología de la digestión. En Gil A, Tratado de Nutrición, 2ª ed. Ed. Médica Panamericana, Madrid, 2010.
  2. Cezard JP. Normal physiology of intestinal digestión and absortion. En Kleinman R et al. Walker’s Pediatric Gastrointestinal Disease, 5º Ed. BC Decker, Hamilton, 2008.

Bibliografía complementaria:

  1. Cilleruelo M L et al. Spanish national registry of celiac disease: incidence and clinical presentation. JPGN 2014;59:522-26.
  2. Altobelli E, Paduano R, Petrocelli R, Di Orio F. Burden of celiac disease in Europe: a review of its childhood and adulthood prevalence and incidence as of September 2014. Ann Ig. 2014;26:485-98
  3. Olveira G, Olveira C, “Nutrición, fibrosis quística y aparato digestivo”, Nutr Hosp. 2008;23 (Supl. 2):71-86.
  4. Castellani C et al. Benchmarks for Cystic Fibrosis carrier screening: A European consensus document. Journal of Cystic Fibrosis 2010;9:165-178.
  5. Colombo C y Littewood J. The implementation of standards of care in Europe: State of the art. Journal of Cystic Fibrosis 2011;10:S7-15.
  6. Melvin B et al. Lactose Intolerance in Infants, Children, and Adolescents. Pediatrics 2006:118;1279-86.
  7. Garcia Burriel JI, de Manueles Jiménez J, Ramos Espada JM. Diarrea crónica. En Arguelles Martín et al. Tratado de gastroenterología, hepatología y nutrición pediatrica aplicada de la SEGHNP, 1ª ed. Ed. Ergon, Madrid, 2011.
  8. ESPGHAN Committee on Nutrition. Practical Approach to Paediatric Enteral Nutrition: A Comment by the ESPGHAN Committee on Nutrition. JPGN 2010;51: 110-22
  9. López Ruzafa E, Galera Martínez R. Elección de la fórmula. En Lama More R, Nutrición Enteral en Pediatría, 2ª ed. Ed. Glosa, Madrid, 2015.



NUESTROS PRODUCTOS