La hidratación es fundamental para mantener en perfectas condiciones y funcionamiento el organismo. La mayoría de las personas sanas están bien hidratadas si beben regularmente. Sin embargo, las personas con dificultades para tragar a menudo presentan signos de deshidratación. Diferentes estudios clínicos así lo han demostrado. Reconocer cuáles son los signos y síntomas de deshidratación le ayudará a identificar y tomar medidas precozmente.

Las señales de alarma que avisan de deshidratación son:

  • Boca seca o pegajosa
  • Aumento de la sensación de sed. Este mecanismo puede estar deteriorado en las personas mayores debido al propio proceso de envejecimiento, por lo que la persona mayor no expresa su necesidad de beber
  • Baja diuresis o producción de orina
  • Coloración de la orina más oscura
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de peso
  • Desorientación

En casos de pérdida de agua corporal severa aparece: taquicardia o mareo, desorientación grave y calambres musculares.

 

En caso de presentar algún síntoma que pueda hacer sospechar de deshidratación consulte con su profesional sanitario.


Bibliografía recomendada:

  • Guía de buena práctica clínica en Geriatría: Hidratación y salud. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Ed. IMC.
  • Serra-Majem Ll, Gil A. Conclusions of the I International and III National Hydration Congress Madrid, Spain 3rd and 4th December, 2013. Revista Nutrición Comunitaria 2014;20(1):2-12.
RecomendacionesIngesta_Destacado-mobile (1)

RECOMENDACIONES DE INGESTA DE LÍQUIDOS

En  los pacientes con disfagia,  se recomienda una ingesta diaria de agua y otros líquidos, adaptada a las necesidades de cada persona,  prestando una especial atención en meses de calor y en caso de fiebre, vómitos, diarrea, etc.