1. Consulte a un profesional sanitario en caso de presentar síntomas de disfagia. Si éste lo considera necesario puede recomendarle el uso de espesantes o aguas gelificadas.
  2. Beba líquidos de textura modificada preferentemente fuera de las comidas y entre las mismas.
  3. No beba o administre las bebidas con jeringa ni con pajitas o cañas.
  4. Tome poca cantidad de una sola vez, mediante cucharitas de postre
  5. Aumente el consumo de frutas y verduras. Tenga especial cuidado a la hora de triturarlas con el fin de que no queden semillas, hebras o pieles que puedan provocar atragantamiento.
  6. No espere a tener sensación de sed para beber.
  7. Tome preferentemente las bebidas frías.
  8. Aumente la ingesta de líquidos en épocas de calor, y antes, durante y después del ejercicio o de pasear. Puede llevar aguas gelificadas, que no necesitan refrigeración, para asegurar el aporte hídrico.
  9. En caso de prescripción médica, restringa la ingesta de agua u otros líquidos.
  10. Siga las recomendaciones de la Pirámide de Hidratación Saludable .