Para comprender bien el fenómeno de la disfagia, hay que tener en cuenta que el proceso de la deglución empieza en la boca y acaba cuando los alimentos o bebidas llegan al estómago


Durante este proceso se produce una compleja secuencia de contracciones y relajaciones de la musculatura de la boca y garganta controladas de manera muy coordinada por un grupo de neuronas.


Cualquier alteración o retraso neurológico-muscular puede provocar una incoordinación en el movimiento del bolo alimenticio o un error en la dirección del bolo, el cual, en lugar de descender por el esófago, puede pasar a la vía respiratoria y causar complicaciones graves de salud.





Tipos de personas que pueden desarrollar disfagia

"DISFAGIA OROFARÍNGEA” es el término médico usado para designar el trastorno de la deglución. La disfagia orofaríngea se caracteriza por:

  • La dificultad para transformar los alimentos en un bolo alimenticio con el formato y tamaño adecuados para ser tragado.
  • La dificultad para mover el alimento hasta el fondo de la boca.
  • La necesidad de realizar varios intentos para tragar la comida.
  • La dificultad para hacer avanzar el bolo correctamente hasta el estómago, sin que se quede retenido en la garganta o pueda pasar a los pulmones.

La gravedad de la dificultad para tragar puede variar desde una dificultad moderada hasta la imposibilidad total para la deglución.





Otro factor de riesgo es el envejecimiento, porque con la edad se producen cambios en el organismo y suelen aparecer situaciones agudas o patologías crónicas de origen principalmente neurológico que empeoran la deglución.



Bibliografía recomendada:
  • Clavé Civit P, García Peris P. Guía de diagnóstico y tratamiento nutricional y rehabilitador de la disfagia orofaríngea. Ed. Glosa, 2011