El contenido al que intenta acceder es exclusivo
para profesionales de la salud.


¿Es usted un profesional de la salud?
Usted está abandonando el contenido exclusivo para profesionales.
El contenido al que intenta acceder es exclusivo para profesionales de la salud. Está siendo redirigido
Oncología/Cáncer

ONCOLOGÍA

Riesgo Nutricional en pacientes oncológicos

En los pacientes con cáncer, el estado nutricional se ve afectado por la propia enfermedad y por los tratamientos antineoplásicos. La desnutrición impacta en la calidad de vida de los pacientes y es un importante factor pronóstico en la evolución de la enfermedad.


La desnutrición puede deberse a dos causas: Malnutrición calórico-proteica de predominio energético (disminución del aporte de energía y nutrientes asociada a la enfermedad o a los citostáticos) o malnutrición calórico-proteica mixta (por aumento del catabolismo en situaciones como infecciones o cirugía).


Uno de los retos más importantes a los que se enfrenta el profesional de oncología es mantener un estado nutricional adecuado en los pacientes con cáncer. La misma enfermedad cancerosa o los tratamientos antineoplásicos, pueden propiciar la aparición de un estado de malnutrición previo a la presencia de desnutrición.

La desnutrición en el paciente con cáncer es un importante factor pronóstico de la enfermedad, con una menor supervivencia de los pacientes con un estado de desnutrición mantenido y una peor tolerancia a los tratamientos, un mayor número de reingresos hospitalarios y un mayor número de infecciones. Al ser peor tolerados, los pacientes no pueden realizar un cumplimiento adecuado de los tratamientos lo que ocasiona  una peor efectividad de los mismos. A parte de limitar el pronóstico de los pacientes, la desnutrición impacta en la calidad de vida de los pacientes1. Así, las dimensiones de bienestar físico, funcional, psicológico y social de los pacientes se ven afectadas por la propia evolución de la enfermedad y se agravan ante un estado de desnutrición. Una recuperación del estado nutricional se relaciona con una mejora de la calidad de vida, una recuperación de aspectos fundamentales para los pacientes como el bienestar,  la funcionalidad y su esfera psico-social2 así como la prevención en las interrupciones de los tratamientos antineoplásicos3

 

La desnutrición asociada al cáncer puede deberse a dos situaciones:

- Malnutrición calórico-proteica de predominio energético: por una disminución del aporte de energía y de nutrientes. Se relaciona con las dificultades mecánicas para la ingesta, las alteraciones de la absorción en la digestión secundarias a la toxicidad de los citostáticos y la anorexia asociada a la depresión.

- Malnutrición calórico-proteica mixta: se presenta en situaciones de aumento del catabolismo a las que se enfrenta el paciente con cáncer, como las intervenciones quirúrgicas, estados febriles o las infecciones1.


1.Álvarez Hernández J, Muñoz Carmona D, Planas Vila M, Rodríguez Rodríguez I, Sánchez Rovira P, Seguí Palmer MA. Guía Clínica Multidisciplinar sobre el Manejo de la Nutrición en el Paciente con Cáncer. Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral (SENPE). Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR); 2008.

 2.Lis CG, Gupta D, Lammersfeld CA, Markman M, Vashi PG. Role of nutritional status in predicting quality of life outcomes in cancer--a systematic review of the epidemiological literature. Nutr J. 2012;11:27.

 3.Arends J, Bodoky G, Bozzetti F, Fearon K, Muscaritoli M, Selga G, et al. ESPEN Guidelines on Enteral Nutrition: Non-surgical oncology. ClinNutr. 2006;25(2):245-59.

Bibliografía complementaria:
  1. Álvarez Hernández J, Muñoz Carmona D, Planas Vila M, Rodríguez Rodríguez I, Sánchez Rovira P, Seguí Palmer MA. Guía Clínica Multidisciplinar sobre el Manejo de la Nutrición en el Paciente con Cáncer. Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral (SENPE). Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR); 2008.
  2. Arends J, Bodoky G, Bozzetti F, Fearon K, Muscaritoli M, Selga G, et al. ESPEN Guidelines on Enteral Nutrition: Non-surgical oncology. Clin Nutr. 2006;25(2):245-59.
  3. David Allen August, Maureen B.Huhmann and the American Society for Parenteral and Enteral Nutrition (A.S.P.E.N.) A.S.P.E.N. Clinical Guidelines: Nutrition Support Therapy During Adult Anticancer Treatment and in Hematopoietic Cell Transplantation. JPEN J Parenter Enteral Nutr 2009;33:472-500
  4. Colomer R, Moreno-Nogueira JM, García-Luna PP, García-Peris P, García-de-Lorenzo A, Zarazaga A, et al. N-3 fatty acids, cancer and cachexia: a systematic review of the literature. Br J Nutr. 2007;97(5):823-31.
  5. van der Meij BS, van Bokhorst-de van der Schueren MA, Langius JA, Brouwer IA, van Leeuwen PA. n-3 PUFAs in cancer, surgery, and critical care: a systematic review on clinical effects, incorporation, and washout of oral or enteral compared with parenteral supplementation. Am J Clin Nutr. 2011;94(5):1248-65.
  6. Hubbard GP, Elia M, Holdoway A, Stratton RJ. A systematic review of compliance to oral nutritional supplements. Clin Nutr. 2012;31(3):293-312.
  7. http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/supportivecare/nutrition/HealthProfessional/page4. Consultado en diciembre de 2014.

NUESTROS PRODUCTOS