Parálisis cerebral infantil - Prestaciones y servicios sociales

La parálisis cerebral es la causa más frecuente de discapacidad en niños y afecta a uno de cada 500 bebés en España. Recibir el diagnóstico impacta en toda la família y una mezcla de sentimientos y de soledad puede invadir a las personas implicadas. Lo cierto es que se abre un mundo desconocido donde las familias no tienen porque estar solas.


Aunque el aspecto económico, social, o las ayudas domiciliarias dependerán de cada situación y de las circunstancias personales, hay instituciones que disponen de recursos y servicios: la Administración Central, la Autonómica, las Corporaciones locales (Diputaciones y Ayuntamientos) y las Organizaciones sin ánimo de lucro. Todas ellas conceden algunos beneficios de manera automàtica.


Pero antes que nada, para obtener las ayudas será necesario el certificado de minusvalía, emitido por el Equipo de Valoración y Orientación que depende de cada Comunidad Autónoma. Además, se puede solicitar el Certificado de Reconocimiento de la Situación de Dependencia, que otorga los derechos sobre el acceso a las prestaciones reconocidas en la Ley 39/2006 de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia.


A continuación se resumen las prestaciones que pueden ser utilizadas por las familias:


  • 1. Prestación por nacimiento o adopción de hijos: es un pago único, compatible con el resto de las prestaciones de apoyo a la familia. Se aplica con los hijos menores a cargo con un grado de discapacidad igual o superior al 33%.
  • 2. Prestaciones familiares por hijo o menor acogido: Ayuda que se concede a las familias en situaciones de hijos o niños acogidos menores de 18 años o hijos discapacitados dependientes. Para obtener esta prestación, el hijo o el menor acogido debe tener una discapacidad en grado igual o superior al 33 % si es menor de 18 años, del 65 % si es mayor de edad y del 75 % si es mayor de 18 años y necesita la ayuda de una persona para realizar los actos más esenciales de la vida. Esta prestación se solicita en el Instituto Nacional de la Seguridad Social de cada ciudad.
  • 3. Maternidad: Descanso laboral sin perder derechos salariales ni laborales en casos de nacimiento, adopción o acogimiento. La duración es de 16 semanas seguidas, 6 de ellas obligatoriamente posteriores al parto. Pueden sumarse otras 2 semanas por cada hijo, a partir del segundo, cuando es parto múltiple. Se conceden 2 semanas adicionales con un hijo con discapacidad. El subsidio por maternidad empieza a percibirse desde el primer día del parto, o desde el día que se inició el descanso en el caso de ser anterior al parto).
  • 4. Reducción de la jornada laboral: Con un hijo con discapacidad de cualquier edad, menor de 6 años o mayor que no pueda valerse por sí mismo y no trabaje, corresponde una reducción de la jornada laboral.
  • 5. Excedencia: Es un permiso sin salario que el trabajador tiene derecho durante un período de tiempo determinado. Existen varias circunstancias para pedirla como el cuidado de hijos menores de 3 años, o el cuidado de familiares directos que no puedan valerse por sí mismos y no trabajen.
  • 6. Beneficios fiscales: Son algunas deducciones que se aplican a las familias con hijos con discapacidad y que permite que su economía no se vea tan perjudicada por los gastos extra que se originan por la situación.
  • 7. Pensión por invalidez: Las personas mayores de 18 años y menores de 65 años, afectadas por una minusvalía en grado superior o igual al 65%, y con ingresos inferiores a unos baremos establecidos por el Gobierno tendrán derecho a pensión de invalidez en su modalidad no contributiva (PNC).
  • 8. Prestación familiar por hijo o menor acogido a cargo: Es una asignación económica que se reconoce por cada hijo a cargo menor de 18 años, o mayor de 18 años afectado de una minusvalía en grado igual o superior al 65%, cualquiera que sea su filiación, así como por los menores acogidos, siempre que no se supere el límite de ingresos establecido.
  • 9. Transporte: existen diversas ayudas como la reducción del impuesto de matriculación en la compra de un coche para las personas que acrediten una calificación de minusvalía igual o superior al 33%; facilidades para el aparcamiento; exención del impuesto de circulación en los vehículos destinados al transporte de personas con movilidad reducida; y diversas ayudas relacionadas con el transporte público (cada Autonomía tiene sus propias rnormativas).
  • 10. Pañales y ortopedia: gratuidad o descuento en pañales, y beneficios en la adquisición de sillas de ruedas, calzado y otras prestaciones incluidas en el Catálogo de Prestaciones del Sistema Nacional de Salud.

Además, la ley promueve los servicios de ayuda a domicilio, las prestaciones para cuidados del entorno familiar y de asistencia personal, las ayudas económicas para la adquisición de servicios, o para intervenciones técnicas como la eliminación de barreras arquitectónicas, etc.




Bibliografía:

  1. Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia (http://www.imserso.es/ imserso_01/autonomia_personal_dependencia/saad/normativa_d/normativa/texto_ley/index.htm)
  2. Aspace (https://aspace.org/pagina/73/derechos-y-prestaciones-sociales/3)