Parálisis cerebral infantil - CONCILIACIÓN DE LA VIDA FAMILIAR Y LABORAL

CONCILIACIÓN DE LA VIDA FAMILIAR Y LABORAL



Conciliar la vida familiar y laboral es difícil. Son muchas las familias con problemas para conseguirlo, llegando incluso a plantearse abandonar el trabajo por parte de uno de los padres, generalmente la madre. De hecho, un 75% de las familias con un hijo con discapacidad tienen problemas para la conciliación de la vida familiar y laboral.


Una vez estén definidas las diferentes situaciones laborales de los miembros de la familia, el trabajador social del centro de salud os informará y gestionará las diferentes ayudas a las que se puede tener acceso según la legislación vigente, permitiendo con ello mantener la actividad laboral de los diferentes miembros de la familia.


A continuación, algunas de las ayudas que ofrece el estado, así como soportes que pueden proporcionar las empresas.


AYUDAS DEL ESTADO:


Hay dos vías principales de ayudas a personas discapacitadas y a sus familias: las subvenciones directas y los beneficios fiscales (IRPF, IVA, impuesto de circulación o de matriculación).



Algunas de las subvenciones directas son:


  • Permiso de maternidad: Descanso laboral de 16 semanas ininterrumpidas después del parto, adopción o acogimiento, a las que se añaden 2 semanas más en el caso de un hijo con discapacidad. Durante la baja no se pierden los derechos laborales ni el sueldo.
  • Permiso de paternidad: Desde el 1 de abril del 2019 los padres ya tienen 8 semanas ininterrumpidas. En 2020 será de 12 semanas y en 2021 de 16, llegando a un permiso de igual duración que las madres. Al permiso de paternidad también se añaden dos semanas más en caso de discapacidad del hijo.
  • Prestaciones económicas por nacimiento o adopción de hijos: Son pagas únicas que se otorgan a familias numerosas después del nacimiento de un hijo. Se considera familia numerosa si tiene 3 o más hijos. Los hijos con más del 33% de discapacidad cuentan como 2, así que con 2 hijos y si uno de ellos tiene discapacidad, se considerará familia numerosa.
  • Prestaciones familiares por hijo o menor acogido a cargo con discapacidad: Se trata de una paga mensual que se ofrece a las familias con menores a su cargo con más del 33% de discapacidad, o mayores de edad con más del 65%.


Hay otras ayudas que también corresponden por ley y, aunque no son económicas, pueden ser de gran utilidad:


  • Reducción de la jornada laboral: Se puede solicitar una reducción de la jornada laboral si el trabajador o trabajadora está al cuidado directo de una persona con discapacidad. La reducción conlleva una disminución proporcional del sueldo.
  • Excedencias: Las excedencias son grandes descansos laborales en los que no se dispone de sueldo. Se conceden excedencias de 3 años por cuidado de un hijo menor de tres años y de 2 años por el cuidado de un hijo con discapacidad.



SOPORTE POR PARTE DE LAS EMPRESAS:


Los niños con parálisis cerebral necesitan mucha atención y cuidados. Aunque la presencia de los padres tiene un valor incalculable, tampoco es imprescindible que uno de los padres deje de trabajar para dedicarse completamente al hijo. Los padres necesitan desconectar, tener un espacio propio y conseguir también recursos económicos para poder mantener a la familia. Al mismo tiempo, es bueno para el niño un poco de separación para evitar la sobreprotección y la excesiva dependencia.


Hay medidas que las empresas pueden tomar con el objetivo de facilitar a los trabajadores el cuidado de los hijos dependientes. Algunas de ellas son la flexibilidad horaria, el teletrabajo, la posibilidad de cambio de turno o no trabajar los viernes por la tarde.


Todas ellas parecen bastante factibles. Sin embargo, según los padres de niños con discapacidad, la tasa de implementación de estas medidas en las empresas españolas está por debajo del 50%.


La opción de teletrabajo sería una buena solución. Con las posibilidades tecnológicas que hay hoy en día, los padres de niños con parálisis cerebral podrían trabajar desde casa, pudiendo cuidar del hijo a la vez que conservan su trabajo y su salario. Aun así, solo el 10% de los padres trabajadores con niños discapacitados tienen la opción de hacerlo.



RESIDENCIAS Y CENTROS DE DÍA:


Estos apoyos pueden ser de carácter privado o público. En el caso de los apoyos públicos el acceso a los mismos dependerá de la legislación vigente y de la Ley de Autonomía Personal.


  • Unidades de Estancias Diurnas: Posibilitan la estancia del niño con discapacidad, en horario de mañana y tarde, permitiendo que los padres puedan realizar sus actividades habituales.
  • Centros residenciales: Son centros más específicos para los casos más graves.
Aunque existen bastantes ayudas y opciones de conciliación, aún queda mucho camino que recorrer si se quiere compaginar el trabajo con el cuidado de los hijos. Es importante conocer todas las opciones y luchar para que la empresa pueda ofrecer el mayor número de facilidades que ayuden a manejar la situación de la mejor manera posible.


Bibliografía:

  1. M. Jose fernandez. Descubriendo La Paralisis Cerebral. 1984;68.
  2. Aspace C. La Parálisis Cerebral Un proyecto de vida inesperado. 2014.
  3. Adecco F. Discapacidad y familia: La conciliación laboral y el desarrollo de los hijos con discapacidad. 2017.
  4. Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. RCL 2019/3244. 2017 p. 690–5.
  5. Manual de recomendaciones para cuidadores de pacientes con gran discapacidad neurológica. Consejería de Salud. Junta de Andalucía. Servicio Andaluz de Salud.
  6. Hospital Universitario Virgen del Rocío. Unidad de Gestión Clínica de Rehabilitación.