Algunos niños con Parálisis Cerebral también pueden sufrir otras afecciones relacionadas con la alimentación.

Estreñimiento

El estreñimiento también es un problema frecuente en niños con parálisis cerebral, hasta el 74 % de los niños con discapacidades graves lo padecen. Los factores que contribuyen son:

  • Poca ingesta de líquidos y fibra.
  • Movilidad intestinal anormal.
  • Actividad física muy reducida.
  • Disminución del tono muscular (hipotonía).

El estreñimiento puede producir dolor abdominal, náuseas crónicas y vómitos recurrentes. Un niño que padece estreñimiento puede negarse a comer debido al dolor abdominal y, por lo tanto, puede llegar a padecer desnutrición.

Si tu hijo padece de estreñimiento con frecuencia, consulta con tu profesional sanitario de referencia qué medidas podéis tomar.

El estreñimiento es la dificultad que presentan algunas personas en la evacuación del contenido intestinal (inferior a tres deposiciones a la semana), que puede ir acompañada de dolor abdominal y/o heces duras. Es un problema frecuente en personas con parálisis cerebral y con trastornos neurológicos, siendo la causa principal la inmovilidad prolongada.

  • Se recomienda distribuir la dieta en 4-5 tomas al día y tomar alimentos ricos en fibra (ciruelas, ciruelas pasas, kiwi, naranja). Puede ser eficaz tomar un vaso de agua tibia en ayunas, un zumo de naranja en ayunas, 1 o 2 kiwis en ayunas, o en la cena (alternar para no crear hábito y que esta medida resulte eficaz).
  • No colar los purés ni zumos para no reducir su contenido en fibra.
  • Incluir diariamente alimentos ricos en fibra como verduras, hortalizas, legumbres, frutas y cereales integrales. En el caso de hortalizas y frutas es preferible que sean crudas (lechuga, tomate, frutas con piel, etc.). Incluir estos alimentos en las tres comidas principales del día.
  • Consumir legumbres enteras o en puré, 2 o 3 raciones a la semana.
  • Se recomienda el consumo de lácteos a partir de yogures, kéfir, queso fresco...
  • Se recomiendan técnicas de cocción sencillas con poca grasa y de fácil digestión. Se aconseja la cocción al vapor, hervido, escalfado, al horno, a la plancha, parrilla, al papillote y se desaconsejan las frituras, rebozados, empanados, rehogados, estofados y guisos. Restringir el uso de condimentos picantes.
  • Algunos alimentos deben suprimirse transitoriamente de la dieta; arroz, manzana cruda, limón, membrillo, zanahoria, plátano verde o chocolate.
  • Evitar el uso de laxantes, especialmente irritantes; su utilización repetida puede producir alteraciones gastrointestinales y crear hábito.

Obesidad

En algunos casos de movilidad muy limitada, los niños presentan un mayor riesgo de sufrir obesidad. Los niños con sobrepeso u obesidad necesitan seguir un plan nutricional individualizado. Consulta con tu profesional sanitario de referencia acerca de este tema.

El sobrepeso u obesidad, especialmente en personas con parálisis cerebral, puede conducir a un aumento del riesgo de sufrir enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares y al desarrollo de condiciones agravantes a la parálisis cerebral, como es la limitación de la movilidad y el aumento de la dificultad de manejo para el/la cuidador/a.

La dieta debe seguir las pautas de una alimentación equilibrada y la cantidad de alimentos que se debe consumir debe ser suficiente pero no sobrepasar las calorías que consume cada persona.

La pérdida de peso que se consiga debe ser en base a una reducción del exceso de grasa almacenada sin disminuir la masa muscular ni el tejido óseo.

Aquí podrás encontrar recetas adaptadas, sanas y sabrosas que le encantarán a tu hijo y que os facilitarán cumplir con las recomendaciones nutricionales.

Trastornos sensoriales: aproximadamente el 50% de los niños con PC tiene problemas visuales y un 20% déficit auditivo.

  • El rendimiento cognitivo oscila desde la normalidad, en un 50-70% de los casos a un retraso mental severo, frecuente en los niños con tetraplejia. El menor grado de retraso lo presentan los niños con diplejia y los hemipléjicos.

Problemas de comunicación y de lenguaje que son más frecuentes en la parálisis cerebral atetoide, que afecta a la coordinación y a la postura corporal, con movimientos corporales que suelen ser lentos, descontrolados e involuntarios.

Epilepsia: aproximadamente la mitad de los niños con PC tienen epilepsia, muy frecuente en pacientes con tetraplejia (70%) y riesgo inferior al 20% en dipléjicos.

Referencias

  1. Penagini F et al. Dietary Intakes and Nutritional Issues in Neurologically Impaired Children. Nutrients.2015;7(11):9400-15.
  2. Centers for Disease Control and Prevention, Defining Childhood Obesity, disponible en: https://www.cdc.gov/obesity/childhood/defining.html, accessed on 2703201
  3. https://aspace.org/assets/uploads/publicaciones/8d09easpace_alimentacion_pc_web_190327.pdf
  4. http://upacesanfernando.org/wp-content/uploads/2015/03/Guia-Upace-Alimentacion.pdf