Ser cuidador de un niño con Parálisis Cerebral es una tarea ardua y exigente. No obstante, nunca debes olvidar que para poder cuidar a otra persona, primero debes estar bien tú: cuidarte para poder cuidar.

A continuación, te ofrecemos una serie de recursos que te ayudarán a convivir con la Parálisis Cerebral de tu hijo.