El contenido al que intenta acceder es exclusivo
para profesionales de la salud.


¿Es usted un profesional de la salud?
Usted está abandonando el contenido exclusivo para profesionales.
El contenido al que intenta acceder es exclusivo para profesionales de la salud. Está siendo redirigido

¿Qué tratamientos hay disponibles?

La disfagia puede tratarse, de modo que si tiene dificultades para tragar, es extremadamente importante que consulte a su médico de cabecera. Por lo general, el problema no puede curarse, pero son tantos los métodos que pueden emplearse para facilitarle la ingestión de alimentos y bebidas, que no debe dudar en solicitar asistencia profesional.

Las personas con dificultades para tragar necesitan ayuda por dos razones importantes:.

  • En primer lugar, para que no sufran de deshidratación o malnutrición.
  • En segundo lugar, para reducir las posibilidades de que los alimentos y las bebidas, pasen por el "conducto equivocado", y se introduzcan en las vías respiratorias y los pulmones, lo cual podría ocasionar neumonía.

Antes de poder iniciar el tratamiento, es importante obtener un diagnóstico exacto de sus dificultades, porque el tratamiento dependerá de cuál de las cuatro fases del proceso normal de deglución se vea afectada.

El tratamiento puede pertenecer a cuatro categorías diferentes:

  • Cirugía o modificación del tratamiento farmacológico.
  • Modificación físicas
  • Modificación de la deglución.
  • Modificación de la alimentación.

El éxito del tratamiento dependerá en cierta medida de usted. Cuanto mejor comprenda lo que ocurre, y más activa sea su participación en su tratamiento, más animado se sentirá, más confianza adquirirá y más satisfacción obtendrá.

Cirugía/cambio de prescripción médica.

  • Ocasionalmente, el problema puede aliviarse mediante una intervención quirúrgica, pero en la mayoría de los casos esto no es posible.
  • En algunas ocasiones, la disfagia es desencadenada por un medicamento prescrito para otra dolencia: algunos fármacos para el control de la epilepsia y el insomnio pueden, por ejemplo, dificultar la deglución; conviene, por lo tanto, verificar con su médico de cabecera si ésa es la causa de su problema.

Modificación física

  • Siéntese siempre tan erguido como pueda,   con los hombros rectos.
  • Si los alimentos se atascan –incluso si es solo brevemente–, póngase en pie, estire la parte superior de su cuerpo y de unos cuantos pasos; esto podría hacer que la comida se deslice a su estómago. No se tumbe.
  • Si los músculos de su mandíbula y su lengua son débiles, puede aprender ejercicios para fortalecerlos, y hacer que su masticación sea más efectiva.
  • Aprenda a realizar largas inspiraciones (un logopeda puede enseñarle a respirar más eficazmente, además de ayudarle a fortalecer los músculos de su lengua y su laringe).
  • Si usa una dentadura postiza, cerciórese de que esté bien ajustada.
  • Deje transcurrir al menos 3 horas después de la cena antes de acostarse. Si algún alimento permanece atascado en su esófago durante la noche, puede ser muy incómodo, e incluso doloroso en ocasiones.

Modificación de la deglución.

  • Corte sus alimentos en trozos pequeños, o pida a alguien que lo haga para usted.
  • Si ha perdido su sentido del olfato y del tacto, no siempre producirá suficiente saliva para ablandar sus alimentos. Asegúrese de que sus alimentos tengan un aspecto lo más apetitoso posible, y colores atractivos.
  • Tenga mucho líquido a mano para facilitar el tránsito de los alimentos.
  • Cerciórese de disponer de mucho tiempo para comer, y de que nadie le apremie.
  • Procure comer en calma y en silencio, sin tensiones y sin que haya otras personas observándole.

Modificación de la alimentación

Si su problema se encuentra en la parte inferior de su esófago, es posible que le resulte totalmente imposible tomar alimentos sólidos. En ese caso, debe modificar sus alimentos y cambiar su textura, para poder tragarlos sin que le ocasionen problemas.

  • Los líquidos deben espesarse. Es posible que usted piense que el agua y los líquidos son más fáciles de tragar; sin embargo, cuando no se puede controlar bien el flujo, es muy fácil que acaben introduciéndose en las vías respiratorias y los pulmones. Su médico de cabecera, o un dietista, puede prescribirle agentes espesantes.
  • Los alimentos un poco ácidos (servidos con limón, por ejemplo), pueden provocar automáticamente el reflejo de deglución.
  • Para estimular el apetito, los alimentos deben tener buen aspecto. Triture la carne y las verduras por separado, para evitar que su apariencia sea poco apetitosa. Use verduras de colores oscuros, como brócoli y espinacas, por ejemplo.
  • Los alimentos sólidos deben triturarse o ablandarse, para que necesiten menos masticación y menos fuerza para propulsarlos a través de la faringe.

Consejos para mejorar la calidad de vida

Food to avoid if you are Alimentos que debe evitar si puede tomar algunos alimentos sólidos:

  • Carne, excepto si está bien hecha y guisada.
  • Fruta fresca.
  • Verduras crudas.
  • Panes y bollería esponjosos, como pan de molde y donuts, por ejemplo.
  • Yogures de fruta con trozos de fruta.

Consejos sobre cómo servir la comida:

  • Sirva la comida en platos pequeños; los platos grandes podrían intimidarle y hacerle perder su apetito.
  • Sirva porciones pequeñas; si aún tiene apetito, siempre podrá servirse más.
  • Asegúrese de tener líquidos a mano, y de que su consistencia sea apropiada.
  • Asegúrese de que puede comer en un entorno agradable y tranquilo

Si prepara comidas y da de comer a alguien que no puede alimentarse solo:

  • Asegúrese siempre de que el paciente esté sentado y erguido.
  • Coloque el plato cerca, para que pueda alcanzarlo fácilmente.
  • No lo apremie, ni esté siempre encima.
  • Si la persona lleva gafas, un audífono o dentadura postiza, compruebe que los lleve bien colocados antes de que la comida aparezca.
  • Cerciórese de que la persona le oye.
  • Siéntese en una silla más baja, para que puedan verlo.
  • Deje que la persona vea, huela y pruebe la comida, para estimular la salivación y mejorar su apetito antes de empezar a comer.
  • Evite el contacto con los dientes, para evitar que muerdan la cuchara.
  • Ponga pequeñas cantidades de comida en la cuchara.
  • Coloque la comida en el centro de la boca, en el tercio delantero de la lengua (esto evita que la lengua interfiera con el proceso de la deglución).
  • De a la persona todo el tiempo que necesite para masticar y tragar.
  • Cerciórese de que haya vaciado la boca antes de ofrecer la porción siguiente.
  • El paciente debe permanecer en posición erguida durante al menos 20 minutos después de terminar de comer.

Ejemplo de menú

Desayuno

Café o té espesados; cereales apropiados, p. ej., copos de avena o arroz con leche (servidos con azúcar moreno y nata montada)*.

Media mañana

Zumo espesado, yogur entero suave, o batido de leche enriquecido.

Comida

Sopa espesada; puré de patatas, puré de espinacas, puré de fruta.

Tarde

Café o té espesados, pasteles y galletas blandos.

Cena

Sopa espesada; puré de carne; verduras hervidas blandas; fruta (plátano o fruta en compota). Té espesado.

Noche

Zumo espesado.

*Para aquellas personas que precisen comidas enriquecidas para reducir el riesgo de malnutrición.