El contenido al que intenta acceder es exclusivo
para profesionales de la salud.


¿Es usted un profesional de la salud?
Usted está abandonando el contenido exclusivo para profesionales.
El contenido al que intenta acceder es exclusivo para profesionales de la salud. Está siendo redirigido

¿Cómo se diagnostica la disfagia?

Reconocer el problema

Si es consciente de que le resulta difícil tragar, y ha experimentado cualquiera de los síntomas enumerados en la sección anterior, debe solicitar la ayuda de un profesional sanitario. Reconocer el problema uno mismo es el primer paso para el diagnóstico y el tratamiento.

Su médico de cabecera no sólo puede darle una idea de la naturaleza de su problema, también le podrá dirigir a la persona idónea, que se encargará de realizar una exploración más exhaustiva y de proporcionarle el tratamiento apropiado. Lo importante es saber que los profesionales sanitarios pueden ayudarle, y que usted debe acudir a ellos para solicitar su ayuda.

¿Qué puede hacer el médico de cabecera?

El médico de cabecera puede estudiar qué ocurre exactamente en su boca. Puede verificar si hay algún problema con sus reflejos de tos y de deglución y verificar si su laringe funciona correctamente, protegiendo sus vías respiratorias y sus pulmones de la entrada de alimentos y líquidos.

Cuando el problema no es visible, es importante determinar si se trata de un problema estructural o funcional.

Si se trata de un problema estructural, significa que su esófago (su garganta) es demasiado estrecho para permitir que los alimentos se deslicen sin problemas hasta el estómago; si se trata de un problema funcional, significa que el mecanismo muscular que hace que los alimentos y las bebidas pasen de su boca a su estómago no está funcionando correctamente.

En algunas ocasiones, estas evaluaciones no revelan nada. En otras ocasiones, la existencia de un problema resulta evidente, y el médico de cabecera podría enviarle a un especialista, para que éste continúe examinándole.

¿Qué puede hacer el especialista?

  • Los exámenes que el especialista deberá efectuar podrían ser incómodos en ocasiones; es importante que usted comprenda plenamente qué va a ocurrir en cada momento. Haga todas las preguntas que desee.
  • La parte trasera de la lengua, la garganta y la laringe pueden examinarse visualmente, usando un instrumento llamadolaringoscopio flexible, que se introduce en su boca.
  • El estómago puede examinarse visualmente mediante un instrumento llamado endoscopio; esta exploración puede realizarse bajo anestesia. 
  • Es posible que le pidan que ingiera algún líquido mientras realizan radiografías, que mostrarán dónde va el líquido (ingesta de bario). Este procedimiento puede modificarse, para capturar el acto de la deglución en vídeo. Gracias a esto, los doctores pueden ver qué ocurre realmente con los líquidos, semisólidos y sólidos a medida que se ingieren (ingesta de bario modificada, o videofluoroscopia)