El contenido al que intenta acceder es exclusivo
para profesionales de la salud.


¿Es usted un profesional de la salud?
Usted está abandonando el contenido exclusivo para profesionales.
El contenido al que intenta acceder es exclusivo para profesionales de la salud. Está siendo redirigido

ALIMENTACIÓN EN LA DISFAGIA OROFARÍNGEA

En las personas con dificultad para tragar o disfagia, la alimentación exige una modificación en la textura y consistencia de los alimentos. Esta modificación puede afectar tanto a los líquidos como a los alimentos sólidos, según el tipo de disfagia que presente el paciente.

Alimentos recomendados para la Disfagia Orofaríngea Alimentos recomendados para la Disfagia Orofaríngea
Sabías que…

 

  • Los alimentos sólidos triturados y los líquidos espesados facilitan la formación del bolo alimenticio (la porción de alimento que se debe tragar) en la boca. Así se evita aspirar los alimentos (es decir, que vayan al pulmón en lugar de al estómago) y que se produzcan ahogos e infecciones respiratorias.
Title

Aunque la dieta siempre debe ser diseñada teniendo en cuenta las características individuales de cada persona, en general la dieta para personas con dificultades para tragar debe cumplir las siguientes características:

  • Que esté elaborada con alimentos que puedan triturarse formando texturas uniformes u homogéneas, evitando texturas gruesas que contengan grumos, huesecillos, espinas, filamentos o semillas de frutas y verduras.
  • Que sean purés espesos, pero con una textura suave y uniforme, evitando dobles texturas, como sopas de fideos, batidos de kiwi o fresas, etc.
  • Que su consistencia sea húmeda y resbaladiza con el fin de evitar que el puré quede retenido en la garganta.
  • Que tenga una consistencia cohesiva es decir que no se divide o fragmenta fácilmente
  • Que no se pegue al paladar, como el puré de patata.
  • Que cualquier líquido o salsa añadida sea tan espeso como el propio puré.

¿Qué pasos deben seguirse para una adecuada alimentación en pacientes con disfagia ante alimentos SÓLIDOS?

  1. Elegir adecuadamente los alimentos. A continuación, se adjuntan los alimentos para un paciente con disfagia.
  2. Cocinar los alimentos evitando pérdidas nutricionales por cocción:
    • Debe tenerse en cuenta que todas las cocciones en los que intervienen grandes cantidades de agua, como por ejemplo los hervidos, originan pérdidas de vitaminas y minerales que se producen por dilución en el agua de cocción, por lo que empobrecen el valor del alimento. Por ello debe intentarse cocinarlos al vapor, a presión o en el microondas.
  3. Triturar los alimentos en el mismo momento de tomarlos, en caso contrario mantener el alimento triturado en el frigorífico.
  4. Una vez triturado pasar por el chino los alimentos preparados para que tengan una textura uniforme. Evitar la presencia de grumos, huesecillos, espinas o filamentos.
  5. Respetar las normas de higiene para evitar contaminaciones. Los alimentos triturados son considerados de alto riesgo microbiológico
  6. Incluir la máxima variación de alimentos en la dieta. Consultar en la sección de recetas de cocina para coger ideas para desayunos, comidas, meriendas, cenas y postres.
  7. Puede añadirse leche o salsas para conseguir texturas suaves.
  8. Cuidar la presentación de los platos. La baja apetencia puede conducir a la reducción de la ingesta de alimentos y posterior desnutrición. Consulte el recetario de cocina para coger ideas para presentar los purés o alimentos triturados.
  9. No es recomendable añadir más líquido del necesario en el triturado, a igual volumen, reduce sus propiedades nutricionales
  10. Cuando no hay posibilidad de realizar un triturado siguiendo los pasos anteriores o no se asegura el aporte nutricional de la dieta o no se consiguen texturas para ser tragadas de manera segura, pueden utilizarse productos de Alimentación Básica Adaptada.
    Estos prodcutos tienen alto valor nutricional y están pensados para nutrir al paciente con disfagia o con dificultades para tragar.
    Son productos con agradables sabores adaptados a los gustos alimenticios de nuestro país, y con texturas suaves y homogéneas a fin de favorecer la deglución. Están adaptados a las necesidades nutricionales de las personas mayores con los tipos y cantidades de nutrientes idóneos  para poder ser administrados a personas que tienen enfermedades crónicas: personas diabéticas, con colesterol alto, con hipertensión, etc.  
  11. Recuerde que siempre hay que seguir unas buenas prácticas de alimentación saludable:
    • Realizar como mínimo 4 comidas al día: desayuno, almuerzo, merienda y cena. Lo ideal son 5 comidas al día, y comer un tentempié a media mañana.
    • No picar entre horas.
    • Comer lentamente y dejar el tiempo necesario durante las comidas
    • Incluir la máxima variación de alimentos en la dieta. 
    • Limitar el consumo de azúcares y grasas animales.
    • Preparar dietas apetecibles y atractivas.
    • Tener especial cuidado con los caramelos: producen mucha saliva que puede pasar a las vías respiratorias si se traga mal.
  12. Utilice cucharas de postre para la alimentación para evitar tragar cantidades de alimento muy grandes. Lo ideal es comer y beber lo que cabe en una cucharita. Las pajitas y las jeringas de alimentación deberían evitarse para alimentar o hidratar a los pacientes que precisan ayuda.

ALIMENTOS DE RIESGO EN PACIENTES CON DISFAGIA​

Pasos que deben seguirse para una adecuada hidratación en pacientes con dificultades al tragar LÍQUIDOS

Title
  • Cualquier alimento líquido, como la leche o el café, o las bebidas, como los refrescos, el vino y el agua, deberá adaptarse o modificarse para ser consumido.
    • Evite los líquidos con pulpa, como los zumos de naranja sin colar y la horchata, porque las pielecitas pueden quedar retenidas en la garganta.
  • Existe en el mercado agua ya preparada y adaptada en textura pudin, de venta en las oficinas de farmacia. Estas aguas se conocen como aguas gelificadas y no pueden comprarse en el supermercado. Es importante no confundirlas con las gelatinas, que se venden listas para su consumo, ya que estas, fuera de la nevera, no mantienen su textura y pueden llegar a licuarse o a producir agua sobrenadante, lo que puede ocasionar complicaciones serias. Consulte la sección de hidratación , donde hallará más información.
  • Los líquidos y otras bebidas también pueden espesarse con un espesante comercial. En este caso deben seguirse las instrucciones del envase para saber la cantidad de espesante que hay que añadir. Pregunte a su profesional sanitario sobre cuál es la textura más adecuada según la capacidad para tragar. La textura que le recomendará será una de estas tres: néctar, miel o pudin.

 

Si a pesar de estas indicaciones usted no mejora su capacidad de tragar, pierde peso o no está suficientemente hidratado, consúltelo a un profesional sanitario

Bibliografía recomendada:
  • Clavé Civit P, García Peris P. Guía de diagnóstico y tratamiento nutricional y rehabilitador de la disfagia orofaríngea. Ed. Glosa, 2011
  • Nila Ilhamto. In-House Pureed Food Production in Long-Term Care: Perspectives of Dietary Staff and Implications for Improvement. J Nutr Gerontol Geriatr. 2014;33(3):210-28.
  • Rocamora JAI et al. El menú de textura modificada; valor nutricional, digestibilidad y aportación dentro del menú de hospitales y residencias de mayores. Nutr Hosp 2014;29(4): 873–879
  • Velasco C, et al. Tecnología de alimentos y evolución en los alimentos de textura modificada; del triturado o el deshidratado a los productos actuales. Nutr Hosp 2014; 29(3): 465–469