El contenido al que intenta acceder es exclusivo
para profesionales de la salud.


¿Es usted un profesional de la salud?
Usted está abandonando el contenido exclusivo para profesionales.
El contenido al que intenta acceder es exclusivo para profesionales de la salud. Está siendo redirigido

DETECCIÓN Y DIAGNÓSTICO DE LA DISFAGIA

Title

La disfagia o dificultad para tragar puede ser detectada por cualquier persona o profesional de la salud, a través de la observación de determinados signos y síntomas que se manifiestan preferentemente durante las comidas, o mediante cuestionarios validados para el cribado de este síntoma. Sin embargo, para un diagnóstico definitivo se suele recurrir a varios procedimientos como los que se detallan a continuación.

La información aportada por el paciente, sus familiares o cuidadores permite al profesional sanitario obtener el mayor número posible de datos para formar un juicio clínico y continuar con la exploración.

Entre los cuestionarios validados para discriminar o cribar los trastornos para tragar, el cuestionario EAT-10, por sus siglas en inglés, Eating Assessment Tool, elaborado por el Dr. Belafsky y traducido y validado al español por el equipo de la Dra. Burgos del Hospital Valle d’Hebron, bajo el patrocinio de Nestlé Health Science. Este test permite, a partir de la evaluación de síntomas específicos de disfagia, obtener una puntuación directa. Si la puntuación total que se obtiene es mayor o igual a 3, la persona puede presentar problemas para tragar de manera eficaz y segura y debe ser evaluada más exhaustivamente.

PREGUNTAS COMUNES PARA DETECTAR DISFAGIA

q1 q1 q2 q2 q3 q3 q4 q4
Title

El Método de Exploración Clínica Volumen-Viscosidad (MECV-V), desarrollado por el Dr. Pere Clavé y Sra. Viridiana Arreola del Hospital de Mataró, con la colaboración científico-técnica y patrocinio de Nestlé Health Science, permite identificar de manera objetiva si el paciente tiene una alteración de la deglución y orientar el tratamiento más adecuado. Se trata de una prueba sencilla, rápida y segura si lo realiza un profesional entrenado. Consiste en administrar agua espesada a viscosidad néctar y pudin en diferentes volúmenes crecientes (20 ml, 10 ml y 5 ml), y observar la reacción del paciente, buscando la posible existencia de algún signo de trastorno de la deglución. Los principales signos que se observan son: tos durante o después de la ingesta, cambios en la calidad de la voz y la presencia de residuos del agua espesada en la boca o en la garganta. 


Una vez acabada la prueba MECV-V, si los resultados obtenidos no son concluyentes, el paciente puede ser estudiado con más detenimiento y profundidad a través de una prueba de endoscopia (fibrolaringoscopia) y/o videoradiológica (videofluoroscopia) de la deglución, con la finalidad de obtener el diagnóstico definitivo.

Bibliografía recomendada:
  • Burgos R et al. Traducción y validación de la versión en español de la escala EAT-10 (Eating Assessment Tool-10) para el despistaje de la disfagia. Nutr Hosp. 2012;27(6):2048-2054
  • Clavé P et al. Accuracy of the volume-viscosity swallow test for clinical screening of oropharyngeal dysphagia and aspiration. Clin Nutr 2008; 27:806e815
  • Clavé Civit P, García Peris P. Guía de diagnóstico y tratamiento nutricional y rehabilitador de la disfagia orofaríngea. Ed. Glosa, 2011